Dedicado a: A. S. P. + hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello +

Posts tagged “Visión y Disciplina

Visión y Disciplina

 

Vision_Disciplina_Vajarayana_WP_Blog 

Llevamos un mar interno representado por nuestras emociones, pensamientos e ideas. Es dinámico, cambiante, algunas veces volátil y absolutamente lleno de posibilidades. Darle estructura a esa marea interna no es otra cosa que construir nuestra propia VISIÓN de vida.

Albert Einstein alguna vez dijo que “la imaginación es más importante que el conocimiento” y la visión no es otra cosa que imaginación aplicada. Mientras que el pasado es finito, la imaginación es infinita y se conecta con el futuro. La visión habla de lo posible, a dónde queremos ir, dónde queremos estar, lo que queremos ser.

 

No existe una forma más eficiente de invertir el tiempo que usándolo para reflexionar acerca de aquello que nos mueve, nos inspira, nos conecta con la vida. Preguntarnos ¿con qué nos identificamos?, ¿a qué le otorgamos mayor sentido y propósito? ¿Cuáles son mis talentos y potencialidades? ¿Qué me diferencia? ¿Cuál es mi relación con el entorno? Son ejemplos de algunas preguntas profundas que podemos empezar a hacernos para construir nuestra visión.

En este mar de incertidumbre, elegir la ola correcta no es tarea sencilla si no se posee una clara visión de lo que se quiere. Sin visión, es probable que nos encontremos a la deriva, sin posibilidad alguna de surfear la realidad hasta las costas deseadas.

Todos tenemos el poder para reinventar nuestra vida, expandir nuestros horizontes, soñar con libertad y planear nuestro destino. Todo esto forma parte de nuestra visión, que no es otra cosa que la brújula para la toma de decisiones estratégicas. ¿Esto que estoy viviendo es lo que he soñado, lo que me inspira, lo que me mueve realmente? ¿Esto forma parte de mi visión?

Sin una clara visión de nuestros objetivos y metas es imposible hacer un análisis de riesgo/recompensa frente a las oportunidades que nos presenta la vida.

En el ámbito de nuestras finanzas personales, ser conscientes de nuestra visión nos facilita muchísimo las cosas. Tener la capacidad de subordinar lo que queremos ahora frente a lo que querremos más adelante es una habilidad clave para nuestra salud financiera, esto sin embargo no es algo fácil de hacer. Subordinar los placeres de hoy frente un bien superior mañana es lo que permite llevar a cabo procesos de ahorro e inversión de forma exitosa. Tener la disciplina y el dominio propio para hacerlo, es mucho más fácil si estamos conectados con nuestra visión, que no es otra cosa que esa idea del futuro que se mete en nuestro presente y nos guía.

Tomarnos el tiempo para construir nuestra visión no solo nos permitirá remar en la dirección correcta y ser más eficientes en el uso de nuestros recursos (ahorrando esfuerzos innecesarios), sino que también nos permitirá aprovechar las grandes olas que eventualmente envía la vida para llevarnos hasta otro nivel de experiencia.


Hablábamos acerca de la importancia de la VISIÓN, pues bien, para que dicha visión se materialice, la palabra clave es DISCIPLINA: la intervención en la realidad. Es cuando salimos del campo de nuestra mente, de nuestros sueños, conjugamos nuestras fuerzas, las alineamos a nuestros objetivos, apuntamos la brújula a la visión, nos ponemos manos a la obra y hacemos que las cosas ocurran.

 

Esa capacidad de subordinar la satisfacción inmediata por algo más grande y mejor mañana, para subordinarnos a un principio o regla, de actuar no por la emoción sino por la razón, todo esto define a la disciplina.

Muchas veces podemos pensar que la disciplina atenta contra la libertad. En realidad cuando logras dominar un arte, aprendes un deporte o ciencia producto de la constancia y la práctica deliberada a pesar de los fracasos, la sensación en consecuencia no es otra que de libertad. Cuando logramos conquistarnos a nosotros mismos a través de la disciplina es cuando somos verdaderamente libres y en eso parece que todas las religiones están de acuerdo. Las personas indisciplinadas son probablemente esclavas de sus emociones, sus apetitos y sus pasiones. ¡La disciplina nos libera!


La vida no es una carrera de velocidad, es más bien una carrera de fondo en donde la estrategia y la constancia rinden sus frutos. Todos los días se logran avances importantes hacia la meta. Llega un punto en el que el camino se hace más importante que la meta y lo que nos mantiene pegados a este no es otra cosa que la propia disciplina.

Iniciar procesos de ahorro e inversión solo es posible si podemos disciplinar nuestro gasto, meditar nuestras decisiones a la luz de nuestros objetivos, si podemos decir no a tentaciones del presente frente a un bien superior mañana ya sea material, profesional o espiritual, si somos disciplinados el tiempo juega a nuestro favor.


Orden y visión con disciplina es una combinación poderosa que no solo permite el logro de los más altos objetivos, también y mucho más importante: nos hace libres.

 



Escrito de  Alberto Cárdenas.

 
Fuente  Inspirulina.

 

 

 

 

 Line_Apuntes_Blog_Vajarayana

Advertisements