Dedicado a: A. S. P. + hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello +

Afrodita Venus

Escrito de Víctor Cuenca


I. La Tradición


La tradición nos habla del nacimiento de Afrodita de la blanca espuma del mar, acunada en una concha; el viento la empujó hacia Chipre, donde las Horas le colocan un collar resplandeciente y una corona y la conducen al Olimpo.

Con frecuencia se infravalora el sentido de la mitología. Superficiales observaciones pueden confundir al investigador, que puede caer en el error de tomar los elementos poéticos de segunda mano por la verdadera creencia de los pueblos.

Nos vemos obligados entonces a recordar que el verdadero conocimiento sobre los Dioses sólo se comunicaba en los teúrgicos ritos de Iniciación. No pocos estudiantes se han asombrado con palabras misteriosas en los libros de Platón, y alusiones no menos misteriosas a la necesidad de no hablar en público de los temas divinos. La poesía sólo nos da una imagen superficial y esterilizada ex profeso. Sólo la comparación, la analogía y la síntesis nos dan la verdadera medida…en el caso improbable de lograr descorrer el velo.

Hesíodo dice que Afrodita nace desde la espuma, pero de una espuma muy especial, la que se forma al caer el sexo de Uranos al ser mutilado por su hijo Cronos. Es decir: la parte generatriz del Dios del cielo cae en las aguas, el rayo espiritual vitaliza las aguas de la materia; y esto porque no podemos caer en el error antropomórfico de creer a los Dioses como hombres.

Nos cuenta la tradición de los muchos amores de Afrodita con Dioses, Héroes y Hombres, que podemos interpretar como la dación del atributo divino del Amor a los diversos niveles, e incluso nos hablan del rapto de Faetón, hijo del Sol y de la estrella de Alba y del atardecer (Venus).


AFRODITA-VENUS-I

II. La Espuma


Hemos visto la espuma surgir del choque de la parte generatriz del cielo, el rayo sobre las aguas. Pero la espuma en sí es ya un himno a Dios.

Las olas son ondas sinusoidales que, como todas las ondas, no transportan materia; el agua no se traslada, lo que se transporta en las ondas es un mensaje, mensaje que viene de cientos de kilómetros y muere a nuestros pies en la playa. La ola trae un mensaje y al entregarlo se rompe, se da. (Fig. 1)

Al llegar a la orilla, la sinusoide se cierra de nuevo en el circulo primordial del que ha salido (recordemos que la sinusoide es un movimiento circular desarrollado). Lo que poéticamente, decimos de entregar un mensaje (Fig. 2) se convierte en la destrucción de algo tan perfecto y hermoso como una onda, que viaja numerosos kilómetros casi sin gasto de energía y se convierte en Caos de espuma al romper.

Al romper la ola, al entregar su esfuerzo a la tierra, se da un fenómeno de Amor: el elemento Agua se entrega al elemento Tierra. Pero por la ley de las compensaciones, en su dación, en su entrega, en su autoinmolación encuentra el premio al ser beneficiada por su mezcla con el elemento superior, el Aire. Así se forman millones y millones de burbujas que iluminadas por el sol (elemento fuego) dan el color blanco. De una manera extraña se forma la eterna cadena mística, en que lo superior se sacrifica por amor en aras de lo inferior.

Cada burbuja, cada pompa es una maravilla de la naturaleza; se forma por un tiempo muy corto y por la combinación de dos tensiones superficiales, la interna y la externa, manteniendo un equilibrio entre la presión interna y la externa. Influyen muchos factores, desde la composición del agua y sus substancias en solución, hasta la solución del agua en el aire (humedad) y los agentes externos perturbadores. La burbuja adopta la forma perfecta, al decir de Platón, quien a su vez lo tomo de Pitágoras, la esfera es la forma perfecta por naturaleza y cuando no puede asumir esa forma adopta otra lo más perfecta posible (Fig. 3) ¿tendrá relación con la Afrodita Morfo, de la perfección en lo formal, que se adoraba en Esparta?

Hoy se estudia en Ingeniería y Arquitectura la espuma de jabón en diferentes circunstancias, ya que permite el perfecto equilibrio de fuerzas y da la forma más económica en material y superficie, siendo al mismo tiempo la más resistente.

Las burbujas son transparentes, pero…al incidir la luz en su superficie, produce millones de irisaciones, reflejos de los más hermoso colores, y al conjugarse los de millones de burbujas forman por combinación el reflejo blanco níveo y luminoso, símbolo de la pureza.


AFRODITA-VENUS-III

III. La Concha


Expresión de la matriz, conjuga en sí un complejo conjunto de mensajes al ojo atento del que quiera leer en el libro de la Naturaleza.

El hombre rudimentario, casi animal, sólo entiende la recta; cree en lo que sube o en lo que baja, cree-al igual que los seguidores del materialismo-en la recta de crecimiento (ver la teoría del Materialismo Histórico). El hombre con más luces comprende la curva; cree en el nacimiento, apogeo, decrecimiento y muerte; son los fatalistas que ven en cada niño el futuro anciano achacoso, aunque ya no incurren en el error de creer que todo niño sigue creciendo hasta explotar. (Fig. 4)

El hombre un poco superior concibe el ciclo, la sinusoide, la vida y la muerte como una misma cosa (Fig. 5)

En la naturaleza, la sinusoide se expresa muchas veces en la helicoide cuando entra en la tercera dimensión espacial. Así el ADN y el ARN, fundamentos de la vida, son helicoidales. También el sublime Hesíodo compuso su teogonía al pie del Monte Helicón (¿casualidad?) Y el mundo Elemental se manifiesta por la helicoide y la espiral. En la Fig. 6 se ve el fundamento espiral de una concha y en la Fig. 7 diversas conchas con su estructura logarítmica.

La espiral lo llena todo en el espacio y nuestra galaxia como las demás, forma una espiral. Nuestro sistema solar está totalmente rodeado por la órbita de los cometas, que forman entre ellas una tremenda espiral (Fig. 8) Al mismo tiempo, la concha es la matriz protectora, por fuera rugosa y dura, y por dentro el nácar purísimo que acuna la perla.

En las representaciones de Afrodita vemos otro ejemplo de la naturaleza germinal, generatriz, dadora de vida: la Venus de Milo se ve girando sobre sí misma en forma de espiral, su parte superior desnuda y la inferior cubierta, como si surgiera hacia arriba abandonando las ropas. De alguna manera es símbolo del alma que abandona los ropajes de la materia y también de las dos Venus que menciona Platón y luego explicaría Plotino.


IV. Las diferentes Venus


Dice Plotino que nuestra Alma tiene –en su naturaleza de crucificada entre hacia lo Uno y lo Múltiple- dos movimientos. El movimiento ascendente hacia lo Uno, lo Real, o sea la contemplación; y el otro hacia lo Múltiple, lo ilusorio, para ponerlo en el orden de lo superior ya captado y entendido: es el movimiento de amor y entrega hacia lo inferior que se manifiesta por la Organización.

El movimiento hacia lo alto y el movimiento hacia lo inferior, son inherentes a la naturaleza del alma y ambos son necesarios.

También nos hablan del Amor, la tendencia hacia lo Uno, hacia Dios: ésta es la Venus Urania o celeste y divina, o sea, liberadora.

Por otro lado, como aún no somos capaces en nuestro estado evolutivo de inteligir lo Uno más que superficialmente, lo buscamos en lo múltiple. Como el que admira a Beethoven por la belleza de sus obras, aún cuando le es imposible conocerlo personalmente. Así es el que busca a Dios en sus obras, amando humanamente; este amor profano sería Venus-Pandemos.

El peligro del amor profano se ve claramente en el culto que en Argos, se profesaba a la Venus Tumborichos, la que cava la tumba.

El sentido esotérico y oculto se ve en la Venus Maleinis, la sombría.


AFRODITA-VENUS-II


V. Venus

El planeta Venus, estrella o lucero del alba, es desde siempre el símbolo de Lucifer, el ángel caído, el Prometeo mitológico, el que por amor a los hombres, les entrega la chispa y el fuego de los Dioses, en otras palabras: el que entrega el discernimiento o chispa mental al protohumano, que por esa razón, entra en el reino de lo humano.

Es el mismo tentador del paraíso en la mitología judeo-cristina, el que hace probar la fruta del bien y del mal, es decir, el elemento discernidor, la mente dual que diferencia y separa, analiza y compara. Por esto debe caer, debe vivir pendiente de la humanidad-niña, hasta que supere el tránsito humano, simple puente inestable entre el animal y el superhombre.

Es la imagen del Prometeo encadenado, que sufre el martirio diario de vivir en contacto con los humanos, hasta que surja de entre los hombres el Héroe salvador que los libere.

Quizás con este panorama se pueda intuir el sentido del rapto de Faetón, el hijo del Sol, que acercó el carro solar a la tierra. Afrodita-Venus es el Amor, la fuerza total, la entrega desinteresada, la fuerza que puede convertir a un pecador, enfangado en el vicio, en un santo luminoso; es la fuerza de los mártires, de los profetas, de los líderes. Se han dado miles de interpretaciones intelectuales al sentido mesiánico, profético y carismático de los líderes de la historia. Pero nunca se ha podido con esas lecciones eruditas, con esos análisis profundos, fabricar ni un solo líder. Sólo han logrado esas tragi-cómicas pantomimas de cartón-piedra, que son las actuales presidentes y monarcas del mundo, crueles caricaturas sin alma.

Un solo hombre tocado por la Diosa del Amor puede más que mil intelectuales vacíos.

Vivimos épocas sombrías, vanas, artificiales como el plástico y crueles como el acero inoxidable. ¿Cuántos son los que al ver una ola bendicen a Dios por la maravilla del Universo?



VI. Dicen…


Dicen los viejos libros casi olvidados de la India y el Tíbet, que el planeta Venus es cuna de una forma de vida, diferente a la nuestra, pero vida. Dicen que es superior evolutivamente, y que sería para nuestro planeta lo mismo que nosotros somos para los animales.

Hablan estas tradiciones de antiguos contactos y de animales que aún conviven con nosotros y que tienen su origen en Venus. Se habla de la influencia de este planeta en la actividad de estos animales y de la influencia de este planeta en el comportamiento humano.


VII. Decimos:

Que en tiempos de Ciencia sin Fe y Fe sin Ciencia, urge implantar un nuevo tipo de conocimiento, se impone rescatar la antigua sabiduría y preservarla de todo peligro en tiempos de cambio.

Necesitamos constituir un núcleo humano que intente salvar lo rescatable de la Cultura, la Ciencia, el Arte, y las Religiones, uniéndolo en un todo sincrético; que logre una síntesis del saber humano de todos los tiempos, que dé sentido a la existencia. Es imprescindible forjar un Módulo de Supervivencia para lo Bello, lo Bueno y lo Justo.

Y para hacerlo la fuerza debe sacarse del Amor a la Humanidad, a la Naturaleza y a Dios.




Go-To-Link

Line_Bk_V


Una respuesta

  1. MARIA DEL ROSARIO

    ADMIRO PROFUNDAMENTE TU TRABAJO EN ESTE BLOG!!!
    LO SIGO Y RECOMIENDO !!MARAVILLOSO!!

    GRACIAS POR TU RIQUEZA!

    MARIA DEL ROSARIO

    Me gusta

    25 de septiembre de 2009 en 16:56