Dedicado a: A. S. P. + hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello +

Archive for Noviembre, 2007

…como lágrimas en la lluvia

 

 

“Es duro vivir con miedo, ¿verdad?

En eso consiste ser esclavo…

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…

Atacar naves en llamas más allá de Orión…

He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

Todos esos momentos se perderán en el tiempo…

como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.”


From: Elessar1985 / Video: del film “Blade Runner”

***

Han sido siete años intensos, viviendo y viajando por tierras de Asia, ahora un ciclo se cierra y otro da comienzo.

Quien esto escribe Agradece a Todos aquellos “sin rostros”, los que de alguna u otra forma os habéis acercado a este espacio, como así también por sus apreciados comentarios e igualmente por los enlaces que habéis hecho de este sitio a vuestros interesantes y prometedores blogs.

Mañana miércoles 21, inicio otro viaje el que me conducirá esta vez a Norteamérica para, tiempo después, arribar a alguna ciudad en América del Sur.
Y espero que, así como ahora, sigamos manteniendo el vínculo…

Un Saludo Fraterno para cada uno de Vosotros!

Fuerza y Éxito!

Vajra


Martes 20 de noviembre, en el otoño del 2007.
Zona de Shinjuku – Tokio

 

Blog_Line_S_V

Advertisements

Gemas de Oriente: Mes Noviembre


Recopiladas por
H. P. Blavatsky


“!Tan grande como el Universo sin límites,
es ese Espíritu pequeño y escondido!
Los Cielos y la Tierra están en él; Fuego y aire,
Sol, luna y estrellas; oscuridad y luz,
¡Todo lo abarca! Todo lo que el hombre hace,
Su presente y su pasado,
Y lo que será de él; todos los pensamientos y las cosas
Se hallan presentes en el espacio etéreo de El!”


The Secret of Death
Katha Upanishad


observando.jpg

1.- En cada bendición piensa en su final y en cada desgracia piensa en librarte de ella.


2.- Si en un hombre la justicia no prevalece sobre la injusticia, este hombre ira directo a la ruina.


3.- Las esperanzas vanas apartan al hombre de todo bien, pero la renunciación a la avaricia le previene de todo mal.


4.- La paciencia nos llevara hasta el poder, mientras que la ambición nos llevara a la perdida.


5.- Con la sabiduría se pone de manifiesto el don del conocimiento; y con el conocimiento se alcanzan las cosas elevadas.


6.- En la calamidad se demuestran las virtudes de los hombres y en las largas ausencias se pone a prueba su amistad.


7.- El hombre que es capaz de entender perfectamente el movimiento y la causa de los giros de la rueda de la vida nunca será engañado.


8.- Los días terminan con la puesta del sol, las noches con la salida del sol; el final del placer es siempre el dolor, el final del dolor es siempre el placer.


9.- Toda acción acaba en destrucción; todo lo que nace tiene que morir; todo lo de este mundo es transitorio.


10.- Con la información se demuestra el ingenio del hombre y con los viajes se pone a prueba su carácter.


11.- En la pobreza se pone a prueba la benevolencia, y en los momentos de ira se ve la honestidad de un hombre.


12.- Solo la verdad purifica la mente del hombre y una disciplina adecuada la inspira.


13.- Si nos asociamos con el engaño, nos veremos vapuleados por los altibajos de la contienda.


14.- El temor a ser juzgados nos apartará del mal, pero si coqueteamos con él acabaremos destruidos.


15.- Un acto puede parecer correcto, pero son sus resultados los que demuestran su propósito.


16.- La inteligencia se demuestra con el buen juicio.


17.- Aprender aclara la mente mientras que la ignorancia la llena de telarañas.


18.- Quien sigue un buen consejo no va a caer; pero quien lo rechaza, cae en el abismo de su propio orgullo.


19.- Un amigo de confianza ayuda al hombre en la vida y con la recompensa se refuerzan las amistades.


20.- Quien no puede perdonar el mal que le han hecho vera sus buenas obras destruidas por el mismo.


21.- Quien presta beneficios a la humanidad, la hará deudora suya para un futuro nacimiento.


22.- El hombre envidioso nunca queda satisfecho y no llegara nunca a ser un gran hombre.


23.- Cuanto más se viste un hombre con la modestia, mejor esconde sus defectos.


24.- La mejor política de un hombre es no presumir de sus virtudes.


25.- La política más adecuada de un hombre fuerte es no utilizar su poder delante de un hombre mas débil.


26.- El hombre belicoso induce al antagonismo; con frecuencia la gente no puede reprimir la ira cuando se pelea con los necios.


27.- La inteligencia no se demuestra con palabras ingeniosas, sino con acciones ingeniosas.


28.- De la elocuencia del conferenciante agradable todos los hombres se enamoran.


29.- Las malas artes conquistan a los mejores hombres; el valor conquista ciudades; lo primero se detesta, lo segundo se admira.


30.- El hombre valiente cuyas proezas necesitan todos los hombres nunca estará acosado por sus adversarios.




Las edades esotéricas del hombre

jorgealrizzi.jpg

“¿Por qué hemos nacido en este mundo, en este momento y no en otro?

Porque es lo justo, bien sea por necesidad personal de experiencia, o por necesidad de ayudar a los demás en base a la experiencia que podemos haber acumulado en otros tiempos.

Es probable que hayamos vivido muchas veces, en muy variadas circunstancias, algunas buenas y otras no tanto, pero en cada oportunidad hay algo que aprender y algo que hacer…

Nosotros hemos nacido en el momento más apropiado: aquí y ahora, exactamente cuando y donde nos corresponde actuar… Estamos allí donde nos ha conducido nuestra propia alma inmortal.”

***

En este, como en tantos otros temas, es temerario generalizar. Cada ser humano tiene su destino particular que es como una cuerda hecha con muchísimos hilos de diferentes colores, resistencias, longitudes y ciclos de vida.

Influyen asimismo las decisiones que cada uno toma ante todas las oportunidades y también factores misteriosos que están por encima de todos los «horóscopos», circunstancias y educación. En todas las Religiones Mistéricas de la Antigüedad, desde la Sumeria a la Etrusca, ese «factor X» -que así lo han llamado diferentes pensadores del siglo XX- no es mensurable ni previsible… Sabemos que existe por sus efectos evidentes, pero no sabemos lo que es.

Según Homero y Virgilio, esta Voluntad Ultérrima estaba por encima, no sólo de los hombres, sino también de los Dioses y de todo aquello que podamos concebir… el mundo de lo inteligible, por paradoja, tiene raíz irracional… o pararracional, que en la práctica es lo mismo.

Pero para facilitar ciertas comprensiones, el esoterismo diferencia los años que un hombre puede vivir en ciclos de siete.

Hasta los 7 años

Existe un descenso paulatino de los Principios espirituales, mentales y psicológicos en general. Existe una especie de «Ángel de la Guarda» que vigila la entrada del Alma en la encarnación y «suaviza» sus choques con el mundo en el que le toca vivir. Padres, familia y educadores tienen gran importancia. El niño es, salvo excepciones, un ser plástico que responde a los acicates del castigo y la recompensa; necesita autoridad y control permanente que le permitan un aprendizaje instrumental. Si nace en familia cristiana, será cristiano y si en judía, judío, etc. Su contacto con el medio social es una «vacuna» que le permitirá sobrevivir a futuros embates. Necesita cariño, que no es debilidad ni gazmoñería.

Hasta los 14 años

Habiendo sobrevivido a la niñez, entra en una etapa «gozne» y, a través de la fantasía y de la imaginación, se introduce el ser humano en el mundo de los adultos que no acepta ni rechaza totalmente. Está probando. Necesita que le dejen, controladamente, acertar y equivocarse. Su propio Espíritu empieza a manifestarse y crea las imágenes de aparentes rebeldías.

Hasta los 21 años

Pasada la etapa anterior, el Espíritu se manifiesta más fuertemente y se perfila la personalidad y las posibilidades definitivas. Se entra en la plenitud… inmadura. Los roles sexuales se afirman.

Hasta los 28 años

El Espíritu se ha manifestado y el camino para toda la vida se hace evidente. Todo toma formas concretas y se tiende a imponer la propia naturaleza en todos los órdenes.

Hasta los 35 años

Se llega a todas las formas definitivas y la espiritualidad vence o fracasa; ya no habrá cambios de fondo al respecto. Se camina por sendas elegidas y lo que puede variar ahora es la velocidad, aparte de pequeños desplazamientos de los focos de interés y centros de invento. Aunque pueda no parecerlo, la posibilidad de cambios ha quedado atrás y tan sólo se pueden afirmar o debilitar los elementos de la personalidad según la fuerza del Espíritu. Se está en la mitad de la esperanza de vida, en la cumbre de la montaña de esta vida y se empiezan a percibir más claramente paisajes y fuerzas, lo que provoca acción y curiosidad. Los elementos ya existentes se combinan y recombinan en una «segunda juventud».

Hasta los 42 años

Los efectos de la que llamamos «segunda juventud» se hacen perceptibles y se instrumentalizan. Son necesarios logros, conquistas, adquisiciones. Al final del ciclo se empieza a bajar «la montaña biológica» y aparecen conflictos entre el Espíritu, el Alma y la Personalidad. Aquí se definen los valerosos y los cobardes. El desafío de la vida se plantea y replantea.

Hasta los 49 años

Un sentimiento que permaneció casi en latencia se manifiesta: el apuro por plasmar cosas, y éstas serán según la naturaleza de cada uno y su grado de espiritualidad o materialismo. La experiencia individual se ha decantado e influencia fuertemente en los actos, sentimientos e ideas. El cuerpo, por su parte, presenta las características propias de la perdida juventud. Esto no siempre es aceptado y ello hace que esta edad sea especialmente peligrosa para el equilibrio fisiológico y mental.

Hasta los 56 años

Se inicia una doble fuga psicológica hacia atrás y hacia adelante. Se recuerdan los «buenos tiempos» y se proyecta con fuerza para el futuro. El presente se evidencia efímero y débil. Hace falta afianzarlo para cogerse fuertemente a algo. Las posiciones se radicalizan y maduran. Si se ha tomado el camino espiritual, se entra en un período muy fructífero y si no, en un simulacro de nuevas creaciones… que son las mismas de antes, pero mucho más definidas, sólidas… y estáticas.

Hasta los 63 años

El «ocaso» de la vida se hace evidente y todos, de una manera u otra tratan de dejar «cosas hechas» que otorguen seguridad colectiva e individual. Depende de la cultura, carácter y espiritualidad, el grado en que la radicalización de las creencias se plasme en obras realmente útiles. La convivencia se torna cada vez más difícil y se la rechaza a la vez que se la necesita, a veces de manera traumática.

Hasta los 70 años

Según se hayan ejercitado, algunos principios espirituales se retiran o se afirman. Es el final, el «broche» que puede ser de oro o de hierro. El cuerpo entra en deterioro que pone a prueba la templanza. La idea de la muerte, en sus diversas acepciones, se hace constante. Para algunos, ésta es un último incentivo y para otros la puerta de la desesperación, de la resignación, de la rebeldía (ahora sí auténtica) lo que puede provocar un enfrentamiento consigo mismo y con el entorno físico, psíquico, mental o espiritual.

Si se sobrepasa esta edad, todo pronóstico se hace aventurado, pues los ancianos pueden convertirse en rocas sólidas de maravillosos ejemplos… o en empecinados enemigos de todos y de todo. Por lo general se experimenta una gran soledad, dorada u opaca. La mayor parte no entienden a los más jóvenes y se enfrentan con ellos, envidiando de alguna manera su juventud. Ahora, todo dependerá de la vida que se ha dejado atrás. Leyes de la Naturaleza, absolutistas y dogmáticas, hacen cosechar apresuradamente lo que se ha plantado de forma inexorable.

Si el fin sobreviene por una enfermedad especialmente larga, suelen reaparecer características netamente infantiles. Si no, o si la fuerza espiritual es muy grande, el Espíritu dará sus más bellos esplendores como despedida final, penetrando de nuevo en una realidad íntima y misteriosa, como la de los niños pequeños. Aun estando en este mundo ya no se vive en él.

Intencionalmente, hemos evitado los análisis psico-físicos a la moda y la terminología de nuestro tiempo. No creemos en el psicoanálisis mientras no se reencuentren las claves de una psicosíntesis reconstituyente, optimista y veraz.

Por otra parte, todo lo anterior, si bien obedece en líneas generales a la marcha del tiempo en la vida del Hombre -englobando ambos sexos para abreviar-, insistimos en que es muy esquemático pues no se puede masificar y cada ser humano es un mundo, un misterio, una realidad propia e irrepetible, absolutamente singular.

Esto no descarta la reencarnación, pero confirma que si la cadena es una, sus eslabones son innúmeros, diferentes y que la asociación de los mismos no quita la flexibilidad del conjunto; por eso lo comparamos a una cadena y no a una barra rígida. Espacio y tiempo son coordenadas que se entrelazan pero que no se funden entre sí, pues aunque tienen un Ser idéntico, son a la vez un existir maravillosamente diferente, enfrentado y complementario.

Pero tales son las Viejas Enseñanzas que, bien meditadas, pueden ser útiles a aquellos que, siendo filósofos, buscan conocerse en profundidad.

Escrito de Jorge A. Livraga R.
Fuente: Nueva Acrópolis Argentina