Dedicado a: A. S. P. + hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello +

Archive for Septiembre, 2007

Gemas de Oriente: Mes Septiembre

GEMAS DE ORIENTE: Mes Septiembre

Recopiladas por
H. P. Blavatsky

hphblavatsky.jpg

“No habrá un Después tan bueno como Ahora?
Mucho mejor… Por esto nada temo;

!Oh Santo Varón! Y es feliz mi vida aunque no olvide
Otras vidas penosas, débiles, pobres y miserables
Para las cuales acordaron los dioses piedad.

Pero en cuanto a mi, procuro hacer lo que me parece bueno
Y obediente vivo a la ley, con la esperanza
De que lo que ha de suceder sucederá y será bueno.”

EDWIN ARNOLD;
La Luz de Asia, libro 6


1.-
Para el que ha dominado el yo con el YO, su yo es un amigo; pero para el que no ha dominado los sentidos con la mente, ese yo es un enemigo.

2.-
El ojo es una ventana que da al corazón. El cerebro es una puerta por la que el corazón se escapa.

3.-
La devoción y la visión clara no son propios del que come demasiado ni del que no come nada; ni del que duerme en exceso ni del que no duerme nunca.

4.-
Al final de una vida de estudio, el hombre que tiene el conocimiento se acerca a la Divinidad; y al final de muchas vidas, el hombre sabio se siente uno con Todo.

5.-
El dolor y la ira, la avaricia y el deseo, el engaño y la pereza, la venganza y la vanidad, la envidia y el odio, las críticas y las infamias son los doce pecados que destruyen la felicidad del hombre.

6.-
El lobo cambia su pelaje y la serpiente su piel, pero ninguno de ellos cambia su naturaleza.

7.-
El pequeño de un cuervo a el le parece un ruiseñor.

8.-
El perro aúlla a la luna, pero la luna no le hace caso; procura ser como la luna.

9.-
Deja que tu alma trabaje en armonía con la inteligencia universal, como hace tu aliento con el aire.

10.-
Que ninguna amargura entre nunca en el corazón de una madre.

11.-
No perviertas el corazón de un hombre puro, porque ese hombre se convertirá en tu peor enemigo.

12.-
No hagas de un hombre malvado tu compañero si no quieres seguir los consejos de un necio.

13.-
No salves tu vida a costa de la de otro porque esa persona se cobrara dos de tus vidas en los futuros nacimientos

14.-
No te burles del deforme; no adoptes una actitud soberbia con tus inferiores; no hieras los sentimientos del pobre; se amable con los mas débiles que tu y caritativo con todos los seres.

15.-
No sacrifiques a tu hijo más débil por el más fuerte, protégelo.

16.-
No te diviertas a expensas de los que dependen de ti. No te burles de un hombre venerable, porque es tu superior.

17.-
La muerte es un camello negro que se arrodilla a la puerta de todos. La muerte es amiga y redentora a la vez.

18.-
Una pequeña colina en un lugar llano se cree una gran montaña.

19.-
Los hombres son enanos condenados a trabajos forzados en el reino de la oscuridad (o ignorancia).

20.-
Nosotros somos los verdaderos trogloditas, habitantes de las cavernas, aunque a nuestra caverna la llamemos mundo.

21.-
Vivimos durante siglos en nuestro reino de la noche y sonamos que nuestra oscuridad es la luz del día.

22.-
Toda la vida no es sino una promesa perpetua; un compromiso renovado, pero nunca cumplido.

23.-
El hombre es un rey destronado y desterrado de su reino. Esta encadenado en un torreón.

24.-
El corazón de un mendigo no se contentara con medio universo; el no ha nacido de una parte, sino de un todo.

25.-
Nuestra vida es la antecámara del palacio donde se halla nuestro verdadero tesoro, la inmortalidad.

26.-
Es inútil querer atrapar el eco del océano cogiendo la concha donde se oculta; tan inútil como intentar atrapar esta esencia, cogiendo la forma en la que brillo momentáneamente.

27.-
Cuando las nubes cargadas chocan entre ellas, queda oculta esa bella visión del cielo.

28.-
Cuando el silencio cae sobre nosotros, podemos oír la voz de los dioses, indicándonos, en la apacible luz de la ley divina, el verdadero sendero a seguir.

29.-
Todo el aire resuena con la presencia del espíritu y de las leyes espirituales.

30.-
El espíritu es quien, bajo la miríada de ilusiones de la vida, trabaja constantemente hacia su objetivo; en silencio, imperceptiblemente e irresistiblemente, avanza hacia la divinidad.

Advertisements

La percepción del Ser

La percepción del Ser

 

Como las flores de una guirnalda sostenidas todas sobre un mismo hilo, los cuerpos, del primero al último, se sostienen todos continuamente en Mí.

Del mismo modo que al hilo no le afecta el orden de las flores, Yo, uno y omnipresente, no soy afectado por el orden de los cuerpos.
Cuando las flores son destruidas, el hilo no es destruido; cuando los cuerpos son destruidos, Yo, eterno, no soy destruido.

A pesar de que sea un solo rayo de sol el que llega hasta la cama, parecen ser muchos cuando la luz atraviesa los agujeros del trenzado de cuerdas; del mismo modo, siendo omnipresente, parezco múltiple en la variedad de campos de conocimiento. Y así como el propio rayo no es afectado por las formas de los agujeros de la cuerda, así Yo, omnipresente, no soy afectado por las características de los campos de conocimiento.

Suprimiendo los agujeros formados por las cuerdas de la cama, no se suprime el rayo de sol; igualmente Yo, omnipresente, no soy destruido cuando los campos de conocimiento son destruidos.

Yo no soy el cuerpo, ya que es perceptible; Yo no soy los sentidos, ya que están formados por los elementos; Yo no soy el soplo vital, ya que es múltiple; Yo no soy la mente, ya que es cambiante.

No soy el conjunto formado por el cuerpo, los sentidos y lo demás, ya que ese conjunto es perecedero como una copa o cualquier otro objeto.
Todo este mundo no soy Yo, ya que es un objeto del pensamiento, y Yo no soy tampoco el yo que pasa por los distintos estados como el sueño profundo, ya que Yo subsisto perpetuamente como testigo del yo.

Aunque hay un único sol, hay muchos reflejados en los múltiples estanques; del mismo modo el Ser, aunque uno, parece múltiple en los distintos objetos de conocimiento.

El sol luce por su propia luz y alumbra al sol sumergido, al agua y a la ola; del mismo modo, el Ser que se halla en el corazón, luce por su propia luz e ilumina el ser individual, el pensamiento, el actuar y las otras características de buddhi.

El sol brilla por sí mismo y manifiesta la nube que lo oculta; del mismo modo, el Ser brilla por sí mismo y manifiesta el velo de la ignorancia que lo oculta.

Es mostrando todo aquello que aparece gracias a la claridad (como la nube), como el sol se manifiesta; de la misma manera, es haciendo aparecer en su luz la naturaleza de los otros mundos, como el Ser (que se halla en el corazón) se manifiesta.

El sol que todo lo ilumina no es estropeado por nada de todo aquello que recibe su luz. Al igual, el Ser, manifiesto en todo, no es estropeado por nada de lo manifestado.

Una condición exterior hace aparecer la bola de cristal como si fuera roja y al cielo como si fuera azul; del mismo modo, este mundo aparece en la no-dualidad como si fuera él mismo la verdad.

Es por una ilusión por lo que el color rojo aparece en la bola de cristal; por una ilusión el azul aparece en el cielo; del mismo modo, es por una ilusión el que este mundo aparezca en Mí, que soy uno y sin segundo.

 

Shankarâchârya (maestro vedantino. India, s. VIII-IX)

(El texto proviene de: Hymnes et chants vedantiques. Paris : Allard; éds. Orientales, 1977. p.54-55.)
Fuente: cetr

 

imagen from me Friend Jun san

Imagen from Jun Matsuo-Japan.


La Amistad Filosófica

 

Durante siglos, de una forma u otra, se han expresado los más elevados elogios a la amistad.

Lo han hecho así filósofos y literatos, poetas y hombres de todo tipo, hasta llegar a nuestros días en los que seguimos escuchando o leyendo aquello de la amistad como vínculo sagrado.

Pero veamos qué es lo que vivimos en realidad bajo el nombre de la tan venerada amistad.

Hoy prolifera en general, y salvo excepciones, un amiguismo fácil e inconstante, propio de las circunstancias, como si fuera un artículo más de los tantos que consumimos; o peor aún, como si fuera el envase desechable de esos artículos comestibles.

Una persona se acerca a otra por los beneficios que pueda obtener, ampliando todo lo posible el límite de esos beneficios, que van desde la compañía para matar la soledad o para compartir un rato de distracción, hasta la posibilidad de contar con alguien en un momento de apuro.

Pero pasado el apuro, la necesidad o la obligada soledad, desaparece el amigo y la amistad.

Hoy se habla de “amiguetes”, compañeros para fumar juntos un cigarrillo prohibido, para beber una copa más, para ver una película “porno” o para realizar alguna jugarreta de mal gusto, remedando tristemente lo que antes se llamaba valentía.

Existen, eso sí, compañeros de estudio que pasan juntos meses y años en idénticas angustias y alegrías.

Existen compañeros de trabajo que se acostumbran a la rutina diaria de encontrarse y separarse a la misma hora.

Existen compañeros circunstanciales para contarse cuitas e historias, penas y problemas, a los que se valora cuanto más escuchan y menos hablan.

Pero esos son lazos que se rompen con facilidad y se olvidan en cuanto la vida da un giro inesperado.

También existen las amistades románticas que ocultan, en verdad, otro tipo de sentimientos, ya que suelen derivar en enamoramientos que por desgracia no son más duraderos que las amistades de paso ya señaladas.

Lo que falta y queremos recuperar, porque sabemos que nunca ha dejado de existir es la amistad filosófica, la que entraña un amor al conocimiento del uno al otro, la que pasa por encima del tiempo y las dificultades, la que genera lazos de auténtica fraternidad aunque no haya vínculos sanguíneos de por medio.

Por eso la definimos como filosófica, aunque no la llamemos así en la vida corriente.

Es filosófica porque hay amor y necesidad de conocimiento.

Es la que hace que dos o más personas traten de conocerse, de comprenderse, pasando por el conocerse a sí mismo.

Es la que hace nacer el respeto, la paciencia y la constancia, es la que perdona sin dejar de corregir y la que impulsa a que cada uno sea cada vez mejor para merecer al amigo.

Es la que despierta el sentido de la solidaridad, del apoyo mutuo en todo momento, la que sabe soportar distancias y dolores, enfermedades y penurias.

La definimos como filosófica, porque creemos que sólo compartiendo ideas comunes, metas similares de vida, idéntico espíritu de servicio y superación, puede nacer esa amistad que ni es planta de un día ni nube de verano.

Por eso, nosotros los que aspiramos a la Sabiduría y la buscamos con voluntad inquebrantable hasta hallar sus trazos, podemos y debemos cultivar este noble sentimiento, volcándolo, en aquellos que del mismo modo tratan de encaminar sus vidas.

La amistad es una sonrisa constante, una mano siempre abierta, una mirada de comprensión, un apoyo seguro, una fidelidad que no falla.

Es dar más que recibir; es generosidad y autenticidad.

Es un tesoro que vale la pena buscar y una vez encontrado, mantener para toda la vida como anticipo del reencuentro de las almas gemelas y como sombra favorita de lo eterno.

 


Escrito de Delia Steinberg Guzmán

 

 

 

 

Line_Apuntes_Blog_Vajarayana

DeseaElBIEN

Imagen:  Quijote
Pensamiento: Louis Claude de Saint-Martin

 

 

 

Line_Apuntes_Blog_Vajarayana