Dedicado a: A. S. P. + hacia Todo lo Justo, lo Bueno y lo Bello +

Gemas de Oriente: Mayo

GEMAS DE ORIENTE

 

Un libro de aniversarios, de preceptos y axiomas.

RECOPILADAS POR H. P. BLAVATSKY

helehepeb.jpg

Traducido por Ana María Torra, junio, 2002

 

PREFACIO

Pocas palabras bastan para escribir el prefacio de estas “Gemas de Oriente”.
En una época en que la mente de los occidentales se dedica a estudiar la literatura oriental, posiblemente atraída por la riqueza de su expresión y por sus maravillosas imágenes, además de por la amplia y profunda filosofía de la vida y por las dulces doctrinas altruistas que ofrece, parecía razonable presentar al público un pequeño volumen atractivo y útil como éste.
Los Preceptos y Aforismos, compilados por H.P.B., han sido seleccionados, básicamente, de algunos escritos orientales que representan, en parte, esas enseñanzas que tanto atraen ahora la atención de Occidente, y de cuya difusión la Sociedad Teosófica es fundamentalmente responsable.
En la medida de lo posible, hemos intentado presentar un volumen atractivo, práctico y útil para todos.
Contiene un Precepto o un Axioma para cada día del año; unas líneas esencialmente teosóficas, seleccionadas de fuentes no necesariamente orientales, aparecen en el prefacio de cada mes.

Esperamos que nuestros esfuerzos sean apreciados por todos los amantes de lo bueno y lo bello y que sirvan para colaborar con la causa de la VERDAD

W.R.O. (Walter R. Old)

NO HAY RELIGIÓN MAS ELEVADA QUE LA VERDAD

 

 

MAYO

Estoy harto de conjeturas. Esto tiene que acabar con ellas.
Así estoy doblemente armado: mi muerte y mi vida,
Mi veneno y mi antídoto están ambos ante mí:
El uno, en un momento, me conduce al final;
Pero el otro me dice que nunca moriré.
El alma, segura en su existencia, sonríe
A la daga asesina, desafiando su punta.
Las estrellas se desvanecerán, el mismo sol
Oscurece con la edad y la naturaleza se hunde con los años;
Pero tú florecerás en una juventud inmortal,
Sin que te hieran la guerra de los elementos,
Los naufragios de la materia y la destrucción de los mundos.

ADDISON
Catón
, Acto I, Escena I, líneas 20-31

 

 

Mes de MAYO

1.- El Espíritu eterno se encuentra en todas partes. Envuelve el mundo entero.

2.- Quien da de comer al hambriento, sin haber saciado antes su propia hambre, se prepara el alimento eterno. Quien renuncia a ese alimento por un hermano más débil es un dios.

3.- El altar sobre el que se ofrece el sacrificio es el Hombre; el fuego es la palabra, el humo es el aliento, la luz es la lengua, el carbón es el ojo y las chispas son el oído.

4.- Cualquier momento de la eternidad es tan importante como otro, porque la eternidad no cambia, y tampoco una parte de ella es mejor que otra.

5.- Mejor que un hombre se coma un hierro candente antes que romper sus votos.

6.- Incluso un hombre bueno ve días malos, mientras sus buenas obras no han madurado; pero cuando hayan madurado, entonces el hombre bueno verá días felices.

7.- Somos nosotros quienes creamos el mal, nosotros los que sufrimos; nosotros quienes no lo hacemos y nosotros quienes nos purificamos.

8.- La pureza y la impureza son cosas nuestras; nadie puede purificar a otro.

9.- El Yo es el señor del Yo: ¡quien otro podría ser el señor! Con el yo bien dominado, el hombre encuentra un maestro como pocos.

10.- Si un hombre puede vencer en la guerra mil veces a mil hombres y otro se vence a sí mismo, el segundo es el mayor vencedor.

11.- ¿Quien es el gran hombre? El que tiene más paciencia. El que soporta pacientemente el daño y lleva una vida intachable ¡ése es realmente un hombre!

12.- Si has cometido malas acciones o si vas a cometerlas, puedes levantarte y correr adonde quieras, pero no podrás librarte de tu sufrimiento.

13.- Hay un camino que lleva a la Riqueza; hay otro camino que lleva al Nirvana.

14.- Una mala acción no acontece de repente, como si fuera el cuajo de la leche; es como el fuego que arde oculto en las cenizas y que consume al necio.

15.- Una mala acción no mata instantáneamente como una espada; persigue a su autor hasta su próxima encarnación y la siguiente.

16.- El calumniador es como el que le tira la porquería a otro pero tiene el viento en contra y recibe la porquería que había tirado.

17.- Al hombre virtuoso no se le puede dañar; el daño que su enemigo le puede causar retorna a su enemigo.

18.- La naturaleza se sostiene gracias al antagonismo. Las pasiones, la resistencia, el peligro, todo eso nos educa. Adquirimos aquella fuerza que conseguimos vencer.

19.- Si un hombre entiende al yo cuando éste dice “Yo soy El” ¿qué otro deseo puede hacerle desear un cuerpo?

20.- Esa palabra que se encuentra en todos los Vedas, que proclaman todas las penitencias, y que los hombres desean cuando viven como discípulos religiosos, esa palabra os la diré brevemente, es OM.

21.- Como cuando vemos a alguien en sueños y luego le reconocemos, así percibe al YO el que ha conseguido una concentración adecuada de la mente.

22.- Es mejor cumplir con nuestro propio deber, aún de manera imperfecta, que cumplir bien el deber de otro.

23.- El sabio que conoce el Yo como algo incorpóreo dentro de los cuerpos, como algo inmutable entre las cosas mutables, como algo grande y omnipresente, nunca se lamenta.

24.- El camino de la virtud consiste en renunciar a la arrogancia y a la soberbia.

25.- El que perjudica a otro injustamente lo lamentará, aunque los hombres le aplaudan; pero quien recibe la injusticia está a salvo de arrepentimientos, aunque el mundo le culpabilice.

26.- Se necesita más valor para enfrentarse al mundo con la verdad abierta que para descender a la guarida de una bestia salvaje.

27.- La verdadera clemencia consiste en renunciar a la venganza, cuando está en nuestras manos; la verdadera paciencia consiste en soportar las decepciones.

28.- El hombre feliz tiene que prepararse antes de un día malo; y cuando éste llega, ha de consolarle la idea de que todos los hombres buenos y santos tuvieron que sufrir algún día.

29.- La riqueza en manos de alguien que no trata de ayudar a la humanidad con ella acabará, indudablemente, por convertirse algún día en hojas secas.

30.- Igual que la noche le sigue al día, también la desgracia es la sombra de la alegría; el Karma reparte de todo a manos llenas.

31.- El águila no caza moscas; pero incluso al águila le molestan.

 

atardeceroriental.jpg

 

 

Advertisements

Comentarios cerrados.